Addthis IMFE

Planta del mes

Encephalartos ferox

La planta elegida este mes

La cica zulú (Maputaland cycad, Tongaland Cycad, Zululand Cycad)

Nombre científico: Encephalartos ferox G.Bertol.

Familia: Zamiáceas

Las cícadas en general se consideran fósiles vivientes, porque han sobrevivido desde hace 200 millones de años hasta nuestros días con muy pocas variaciones. Este mes nos fijamos en una especie de la familia Zamiáceas, muy hermosa y ornamental. Es originaria de la parte este del sur de África, donde vive en las dunas cerca del océano o en bosques. El nombre proviene del griego (en, dentro; kephale, cabeza y artos, pan) debido a que del interior del tronco de obtiene un almidón con el que se hacía pan; ferox (palabra latina de la que procede feroz) hace referencia a las espinas de los foliolos de las hojas.

Esta planta tiene el tronco parcialmente subterráneo, lo que hace que pueda rebrotar tras los incendios, frecuentes en su área. Las hojas miden entre 1 y 2 metros, rectas o ligeramente curvadas, de un verde oscuro brillante; están divididas en foliolos coriáceos con espinas, que nos recuerdan a las hojas del acebo. Es una planta dioica, lo que quiere decir que tiene los sexos separados. Los órganos reproductores se agrupan en conos o piñas de un color rojo espectacular, aunque también los hay anaranjados o amarillos. Miden alrededor de medio metro, los femeninos algo más pequeños, de forma ovoide, casi sin pedúnculo, con las semillas también de color rojo; los masculinos más estrechos y cilíndricos, con un pedúnculo de más de 10 cm.

La especie se describió por primera vez en 1851, a partir de material recolectado en Mozambique. Por la presión humana su área de distribución se ha reducido, por lo que hoy se considera en riesgo de extinción. Las semillas son tóxicas, pero muchos animales, como monos y pájaros, se comen la cubierta carnosa y luego las escupen, lo que ayuda a la dispersión de la planta. Vive bien en climas cálidos y en suelos bien drenados, no soporta heladas; al sol, o mejor a semisombra. En La Concepción hay un ejemplar femenino en la colección de plantas primitivas, que ahora luce su llamativo cono rojo intenso.